martes, 3 de noviembre de 2015

Simplemente una historia (parte 22)

Sus ojos mostraba el miedo y el asombro mezclado, quiso levantarse pero no lo logro, no podía mantenerse de pies, estaba realmente asustada, yo aun estaba asombrado como era posible, Zimiar había dicho que era de él y yo estuve apunto de matarla.
-Noemi, dije otra otra vez, era como la milésima vez que la llamaba y ella solo se quedaba mirándome, intento una vez mas ponerse de pies consiguiéndolo esta vez pero sus fuerzas no fueron lo suficiente como para mantenerla, alcance atraparla para evitar que se golpeara.
-Eres un lindo ángel, me dijo con voz cansada, fue en ese momento que recordé que aun estaban mis alas, las desaparecí de inmediato y ella continuo - Javier, te he extrañado mucho todo este tiempo, pero era feliz con saber que estabas bien, que eras un chico feliz, que tenias una linda familia que siempre te cuidaba, que tenias amigos y que estabas enamorado, era feliz sabiendo que llevabas una vida buena, lamento mucho no haberte podido proteger esa noche, por no ser yo quien ocupara tu lugar, a ti aun te faltaba mucho por realizar, ibas a ser un gran profesional de seguro tenias vocación, ibas a hacer  de esos adultos que marcan diferencia en la historia, los pequeños que te llamaran padre serian muy felices porque le brindarías todo el amor que siempre albergaste en tu corazón y la mujer que compartiera contigo el resto de su vida se habría sacado la lotería, eres único Javier, lo siento de verdad lo siento por no haberte protegido.
La quede mirando sin poder articular palabras, ella siempre cuido de mi de niños, ella fue mi pilar de pequeño, ella era feliz al saber que yo era feliz a pesar del infierno en que vivía. a pesar de que yo no la recordé cuando intento buscarme, era feliz sabiendo que yo me había enamorado de otra aunque ella me había dado su corazón incondicionalmente, ella era mi ángel de la guarda que yo no conocía y como todos olvidamos que siempre hay alguien cuidándonos. Su voz sonaba cansada, respiraba cada vez con mas dificultadad, la estire en el piso con cuidado, sus ojos de momentos se cerraban, aunque ella no quisiera, sentía como su corazón latía cada vez mas despacio dentro de mi, sentía como su vida se apagaba, busque  su mano y entre lace con la mía, ella abrió sus ojos, con esa mirada cansada.
-Se fuerte por favor, le suplique no quería que se rindiera, que dejara de pelear.
-Siento algo raro, alguien quiere hacerse con mi voluntad, alguien quiere hacerte daño y no quiero hacerte daño, pero siento que ya no tengo fuerzas, me siento muy cansada, dijo.
No sé cuanto segundo estuvimos en silencio, no quería que se fuera y no me atrevía ya a destruirla, sabia a lo que ella se refería con que sentía que alguien quería hacerse con su voluntad, Zimiar no se rendiría, fue en ese momento que regreso el ángel de la muerte.
-Se ha escapado, no he podido atraparle, dijo a algunos centímetros de nosotros sus ojos estaban cristalinos, se notaba que había estado llorando.
-No lo he echo, es Noemi, despertó, le dije mirándolo, fue en ese momento que ella volteo su rostro en dirección a él cuando vi el asombro reflejado en el rostro del ángel de la muerte que corrió de inmediato a arrodillarse al lado de ella.
-Hermana, pero cómo, dijo Azrael acariciándole el rostro.
-Aurelio, dijo ella.
-Quién es Aurelio, pregunte.
-Es el nombre que me dieron cuando nací en esta vida, me contesto, pero fue en ese momento que ella cerro sus ojos y yo no sentí su corazón latir.
-Noemi, Noemi no por favor, abre los ojos, no me dejes, le dije y pude sentir nuevamente su corazón latir otra vez muy despacio.
-Lo siento pero ya no tengo mas fuerza, no me dejes hacerte daño, me dijo mirando a los ojos.
-Prometo siempre protegerte, nunca podría dañarte, déjame a mi ser esta vez quien cuide de ti, le dije mientras besaba su mano, se escaparon algunas lagrimas y una pequeña sonrisa se dibujo en el rostro de mi pequeña amiga, ella sabia que estaba al final de su vida.
-Sonríe aunque las lagrimas te inunden, me dijo recordando mi frase, la misma que le había enseñado a mi hermana y no pude mas que regalarle una sonrisa.
-Azrael llévate su alma, recolectarla como tuya y no dejes que Zimiar se la quede, deja que ella muera bajo tus reglas, por favor llévate el alma de Noemi ángel de la muerte, le rouge a Azrael.

Fragmento 1                 Fragmento 2
Fragmento 3                 Fragmento 4
Fragmento 5                 Fragmento 6
Fragmento 7                 Fragmento 8
Fragmento 9                  Fragmento 10
Fragmento 11                Fragmento 12
Fragmento 13                Fragmento 14
Fragmento 15                Fragmento 16
Fragmento 17                Fragmento 18
Fragmento 19                Fragmento 20

1 comentario:

  1. Ooh... qué tierno y qué triste... ¡espero que todo acabe bien!
    Un abrazo :3

    ResponderEliminar

No olviden dejar su opinión, las agradezco todas :>